fbpx

Láser ginecológico: aplicaciones y beneficios.

Actualmente, las mujeres no solo se sienten jóvenes, sino que quieren estar jóvenes y mejorar aquellos factores que les impiden tener una vida plena, como pueden ser la incontinencia urinaria o la atrofia vaginal. Para conseguir este objetivo, el láser ginecológico es un gran aliado ya que es un tratamiento rápido, seguro e indoloro. 

¿Qué es el láser ginecológico?

 

El láser de CO2 fraccionado, es una nueva opción terapéutica escasamente invasiva que genera un efecto térmico prolongado facilitando la regeneración de los tejidos gracias a la producción de colágeno y de fibras elásticas que mejoran el grosor y la calidad del tejido vaginal sin causar daño en los tejidos circundantes.

Mientras se tiene la regla, los estrógenos, principal hormona sexual femenina, aseguran la salud vaginal, encargándose del mantenimiento, la flexibilidad, la lubricación y el correcto funcionamiento vulvo-vaginal.

Al llegar a la menopausia, las mujeres dejan de tener estrógenos, por lo que las mucosas pasan a ser frágiles, poco elásticas y muy sensibles. Pero esto no solo ocurre en la menopausia, durante el embarazo, el postparto, la lactancia o tratamientos de quimioterapia o radioterapia, todos los órganos protegidos por los estrógenos, como la vagina y la vulva sufren, por lo que se pueden experimentar molestias íntimas como disminución de la lubricación vaginal, sequedad, picor, sensación de quemazón, molestias o dolor en las relaciones sexuales…Molestias que si no tratamos aumentarán su intensidad con el paso del tiempo.

Aplicaciones y beneficios del láser vaginal.

¿Para qué sirve el láser ginecológico CO2 fraccionado?

Existen diferentes razones médicas, estéticas y psicológicas para recomendar el uso del láser ginecológico en diferentes etapas de la vida de la mujer.

Las principales aplicaciones del láser ginecológico son:

  • Síndrome genitourinaio de la menopausia: sequedad vaginal, disminución de la lubricación, molestias vaginales, quemazón, dolor, dispareunia (dolor en las relaciones sexuales), infecciones urinarias recurrentes, incontinencia.
  • Incontinencia urinaria de esfuerzo leve o moderada.
  • Síndrome de hiperlaxitud o relajación vaginal.
  • Cirugía ginecológica íntima o reconstructiva: corregir los labios menores más largos y extensos de lo normal, capuchón del clítoris, etc.).
  • Tratamiento de patologías relacionada con el virus del papiloma humano como eliminación de verrugas vulvares 
  • Patología degenerativa celular: líquen escleroatrófico.

¿Cuáles son sus principales beneficios?

A continuación enumeramos los beneficios más destacados de este tipo de tratamientos:

  • Regenera los tejidos, mejora la lubricación, reduce la sequedad y recupera la elasticidad natural además de  mejorar la hiperlaxitud del suelo pélvico.
  • Mejora la funcionalidad de la vejiga y reduce o ayuda a evitar incontinencias urinarias leves y moderadas
  • Reduce las molestias al orinar o en las relaciones sexuales 
  • Elimina las verrugas vulvares y las cicatrices resultantes de cesáreas y episiotomías.
  • Alivia el picor y la sensación de ardor vulvo-vaginal. También puede acabar con las infecciones genitales de repetición. 

Tratamiento y resultados.

¿En qué consiste el tratamiento con el láser ginecológico?

Es un tratamiento efectivo que se realiza de forma ambulatoria y sin necesidad de ingreso hospitalario. Se lleva a cabo en un quirofanillo dedicado al láser y cada sesión dura alrededor de 20 minutos. Además es un procedimiento indoloro por lo que tampoco es necesario el uso de antibióticos o analgésicos tras la sesión, y, como mucho, requiere anestesia tópica (en crema).

Tras la sesión se puede hacer vida totalmente normal. 

Por norma general, para que desaparezcan o mejoren significativamente los síntomas, son necesarias  3 sesiones espaciadas en intervalos de 6 y 8 semanas. Transcurrido un año se valorará si es necesaria una sesión de recordatorio. 

¿Para quién es este tratamiento?

En principio, cualquier mujer se puede someter al tratamiento con láser vaginal. No tiene contraindicaciones. Lo recomendable es realizar el tratamiento en un centro sanitario con el láser homologado y que los procedimientos sean realizados por médicos especializados.

¿Cuándo se notan los resultados?

Las pacientes notan mejoría desde la primera sesión. El proceso de regeneración dura varias semanas, pero la estimulación es inmediata.

En definitiva, el láser ginecológico es un tratamiento que da solución a problemas de tu zona íntima que muchas veces por vergüenza o por dejadez se dejan pasar. No te resignes a vivir con problemas que tienen solución, tu calidad de vida mejorará notablemente.

Centro Ginecológico de León, 25 años contigo.

Entrada anterior
Cómo cuidar tu suelo pélvico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

1 × 3 =

Menú